miércoles, 5 de diciembre de 2012

El perro del santuario

Perro del santuario de Artemisa Brauronia
Uno de los santuarios del que se habla poco es el de Artemisa Brauronia, en la acróplolis de Atenas, poco después de los propileos. Aunque el santuario es de la segunda mitad del siglo V antes de C. probablemente fue adornado con esculturas de épocas anteriores, como el perro (quizá hubo otro que se ha perdido) de la fotografía de arriba, que es obra del año 520 a. de C. aproximadamente. La Artemisa Brauronia se representaba como un oso y era la protectora de las mujeres embarazadas.

En Braurón, situada en la costa este del Ática, frente a la isla de Patalioi (en el extremo suroccidental de la alargada isla de Eubea) se encuentran los restos arqueológicos a la primera mitad del segundo milenio antes de Cristo. Aquí surgió un culto a Ártemis en época antigua, pero por lo que respecta a Atenas, Orestes depositó en un santuario de la acrópolis una estatua de Ártemis y desde entonces las mujeres celebraban en dicho santuario una fiesta (solo mujeres). Allí sacrificaban una osa dedicada a la diosa mientras las participantes imitaban los movimientos de dicho animal.

Pero el origen del culto a Ártemis está en Braurón, localidad que decayó tras la época micénica, siendo abandonada en torno al 1000 antes de Cristo. De nuevo en época arcaica volvió a ser visitado su santuario, pero el perro de arriba no sabemos si estuvo en este santuario o en el de Ártemis de la acrópolis ateniense. Quizá fue trasladado a este último desde Braurón cuando se restauró en época de Pericles, pues el perro es casi un siglo anterior, y en efecto se notan sus características arcaicas: cierta rigidez en el movimiento, anatomía solo a medias detallada, formas angulosas, pero en conjunto tiene gran expresividad. (Ver http://www.googleartproject.com/artworks/: Museo de la Acróplolis, Atenas).

No hay comentarios:

Publicar un comentario