lunes, 5 de enero de 2015

Ambato y Riobamba

Ambato y Riobamba son ciudades que se encuentran en el centro de Ecuador, ambas a una altura media de 2.500 metros sobre el nivel del mar, en medio de la cordillera andina. La placa del Pacífico ha jugado a estas y otras ciudades andinas malas pasadas: terremotos que las han destruído y que ha puesto a prueba la capacidad de urbanistas ilustrados para su nueva construcción. El río Ambato describe acusados meandros antes y después de bordear la ciudad y adentrarse en los valles del oeste. El terremoto que obligó a la reconstrucción de Ambato tuvo lugar en 1797, hablando las fuentes de que se hundieron las montañas.

Aquí entra en juego el francés Bernardo Darquea Barray, ilustrado que había trabajado en España en las nuevas poblaciones de Sierra Morena, con Pablo de Olavide como inspirador de esas obras. A aquel corresponden los últimos proyectos urbanos realizados en América, según Jesús Paniagua (1), después de haber conocido y estudiado el "Fuero de Población" redactado por Campomanes (con aportaciones de José Moñino y Pablo de Olavide).

En el caso de Ambato, Darquea hizo el plano de la nueva villa y dirigió los trabajos públicos que comprendieron puentes, molinos de agua y caminos. "Siguiendo la línea tradicional de muchas ciudades hispanoamericanas [Ambato] fue trazada a cordel, en torno a una plaza mayor y complementado todo ello con algunas plazoletas... La mayor novedad tuvo que ver con la anchura con la que se realizaron las calles y que estas contaron con hileras de sauces... cuestión que también le preocupó en las entradas y salidas de la población...". En el borde del río mandó hacer una alameda, como ya se venía haciendo en América y en Europa durante el siglo XVIII. La nueva Ambato contó con iglesias y edificios públicos, entre ellos una cárcel, todo lo cual se llevó a cabo con una diligencia extraordinaria, previendo incluso el abastecimiento de agua a la ciudad y todo ello "sin gravar al vecindario", por lo que los de Riobamba, que también había sufrido el terremoto de 1797, lo quisieron al frente de la nueva ciudad.

Pero en este caso el proyecto de Darquea no llegaría a ejecutarse, pues este propuso una de esas "ciudades ideales" que se inspiraron en las ideas de Vitruvio, aunque sus dibujos son realización de autores posteriores a partir del texto, que sí se nos ha conservado (2), Serlio (3) o la ciudad de Palmanova, en el extremo nordeste de Italia, en realidad una ciudadela o fortaleza de finales del siglo XVI. Después de decidirse la ubicación que hoy ocupa Riobamba, empezaron a trabajar los agrimensores Mariano Oñagoitia y Miguel Ramos. "Comprobada la idoneidad del terreno... se hizo una misa de acción de gracias... después de haber delineado lo que debería ser la plaza mayor de la nueva Riobamba". 

El proyecto de Darquea para esta ciudad fue diferente al de otras ciudades hispanoamericanas y al de Ambato, siempre en cuadrícula; pero Darquea, que conocía la obra de Campomanes, quiso acercarse a su Sinapia, que aparece descrita en un texto anónimo de finales del siglo XVII y que conservó el ilustrado asturiano, una utopía de lo que debiera ser la ciudad para hacer felices a sus habitantes. Darquea planteó la nueva Riobamba como una ciudad radial, lo que no fue autorizado por las autoridades, que alegaron se debía respetar lo señalado en las Leyes de Indias sobre el particular: a cordel y regla, comenzando desde la plaza mayor y sacando desde ella las calles a las puertas y caminos principales y dejando tanto compás abierto que, aunque la población vaya en gran crecimiento, se pueda siempre proseguir y dilatar en la misma forma. 


La plaza, pues, debía ser cuadrilonga "y las calles a imitación de las de Quito" según las Nuevas Ordenanzas de Población de la época de Felipe II. Lo cierto es que -según el autor al que venimos citando- la nueva Riobamba se construyó sin tener del todo en cuenta esta norma, ni por supuesto el proyecto de Darquea. "La ciudad que se construyó siguió el plano tradicional de casi todas las ciudades hispanoamericanas anteriores y posteriores a las Nuevas Ordenanzas... Se volvió a reproducir la monotonía de un damero casi perfecto en el que las plazas se consiguieron retranqueando algunas esquinas de las manzanas, salvo la plaza mayor que, como era tradicional se consiguió por medio de la eliminación de una de estas manzanas".

De los muchos claroscuros que hubo en la colonización de América, posiblemente una de las mejores realizaciones de los españoles fuesen las ciudades, desde las que se irrradió la cultura, se administraron los bienes, se ejerció el poder... Cerca de Riobamba se yergue el Chimborazo, un volcán y montaña de más de 6.200 m. de altura sobre el nivel del mar; algo más al norte Ambato, en el mismo altiplano flanqueado por las alturas, más elevadas al oeste. No son ciudades pequeñas; de media algo más de trescientos mil habitantes, pero siempre amenazadas por los temblores de la tierra.
---------------------
(1) "El proyecto de una ciudad ilustrada para América. El diseño de Riobamba (Ecuador)", Polígonos, número 9, 1999.
(2) "Cesare Cesariano".
(3) "Los siete libros de arquitectura".

No hay comentarios:

Publicar un comentario