sábado, 3 de enero de 2015

El nacionalsocialismo llega a España

Un trabajo de Benjamín Rivaya (1) muestra como empezaron a llegar a España una serie de textos nazis a partir de 1933, sobre todo en el plano jurídico. Entre 1932 y 1933 -dice el autor citado- se publicaron en Alemania multitud de trabajos que vinculaban la filosofía y la ciencia del Derecho con el nacioalsocialismo. Uno de los autores fue Helmut Nicoali, que explicó la relación entre el partido único y el Estado. En realidad ya en España existía una experiencia con la dictadura de Primo de Rivera, pero no se había formulado doctrinalmente. Uno de los que se avino a recibir con satisfacción las ideas del derecho nazi fue Wenceslao González Oliveros, que ya había sido durante la dictadura de Primo gobernador civil de Jaén y otros cargos. Luego se afilió a la Unión Monárquica Nacional y en Acción Española. Finalizada la guerra de 1936 presidió el Tribunal de Responsabilidades Políticas hasta 1945, con lo que ya se puede valorar en manos de quien (quienes) cayeron los acusados de aquellos "crímenes".

Vicente Gay y Juan Beneyto tomaron "opción por el beligerante fascismo alemán". El primero ya había sido estrecho colaborador de la dictadura de Primo como Director General de Industria y más tarde publicó muchos artículos en favor de la Alemania nazi. Participó en el alzamiento militar de 1936 en la provincia de Valladolid. Juan Beneyto publicó una obra en la que mostraba sus simpaías por el nazismo: "España y el problema de Europa", 1942 y durante la guerra civil estuvo al lado de los militares sublevados en San Sebastián. Luego colaboró con el régimen del general Franco. 

Otra obra que contribuyó a la justificación del nacionalsocilaismo en España fue "El Estado nacionalista, totalitario y autoritario", publicada en 1940 por Luis del Valle Pascual. Este autor incluso se quejó de que no hubiese sido traducida al castellano "Mein Kampf", aunque esto ya se había producido en 1935, según Benjamín Rivaya y este indica que en 1937 ó 1938 hubo una segunda edición de la obra de Hitler. Desde antes de la guerra civil "solían editarse en catellano" discursos de Hitler y así hasta 1945.

A principios de 1939 la España de Franco había firmado con la Alemania nazi un "Acuerdo Cultural", lo que posibilitó que "la cosmovisión nazi" se introdujera en España abundantemente y para ello "se construyó una poderosa maquinaria propagandística". El autor en el que nos basamos para este artículo señala que "la organización nazi encargada de introducir en España su cultura, 'no solo la concepción que Rosenberg tenía de esta', ya existió durante la República y abarcaba muy diversos ámbitos (bibliotecas, películas, radio, turismo, publicaciones diversas, etc.". El mismo autor apunta la obra de Klaus Ruhl, "Franco, Falange y III Reich. España durante la II guerra mundial" que, entre otras cosas, trata de la embajada alemana en Madrid y las diversas organizaciones culturales nazis en España. Esta embajada editaba un boletín informativo, ASPA ("Actualidades semanales de prensa alemana"), que recibía gratuitamente quien quisiera.

Mayor importancia tendrá el "Instituto alemán de Cultura", que antes de la guerra se llamó "Centro Germano-Español": su finalidad era extender la cultura alemana en España, "la misma que tuvo la "Asociación Hispano-Germana" desde 1941, o el "Centro alemán de Intercambio univesitario de Berlín". Rivaya señala que "la punta del iceberb de la recepción del iusnazismo en España lo constituyó la traducción de 'La filosofía contemporánea del Derecho y del Estado'", en 1942, donde este autor señalaba que el conociimiento podía ponerse al servicio de valores aberrantes.

No es todo lo que se puede decir sobre la llegada del Derecho nazi a España y su divulgación, pero sí un resumen del trabajo de Benjamín Rivaya. 
----------------
(1) "La reacción contra el fascismo (la recepción en España del pensamiento jurídico nazi), Revista de Estudios Políticos, número 100, abril-junio 1998.

No hay comentarios:

Publicar un comentario