domingo, 24 de diciembre de 2017

El asesinato de los hermanos Badía



El 29 de abril de 1936 los periódicos publicaban la noticia de un doble asesinato, el de los hermanos Badía: “el pistolerismo en acción”, decía uno, para continuar con el titular “Ayer fueron asesinados en Barcelona los hermanos Miguel y José Badía”. Dos jóvenes que habían estudiado las costumbres de los hermanos fueron los autores.

Posteriormente se produjo el viaje a Madrid de varios diputados –según informó el que lo era, Tomás Piera- para pedir que se reintegrasen a la Generalitat de Cataluña los servicios de orden público, que el gobierno conservador del presidente Lerroux le había quitado. Pero ¿quiénes eran Miguel y José Badía?

El primero era militante de Estat Catalá, una organización nacionalista que perseguía la separación de Cataluña de España; había participado en el atentado contra el rey Alfonso XIII en el año 1925, haciéndole responsable de la dictadura del general Primo (complot de Garraf) formando parte de la organización terrorista “La Bandera Negra”, relacionada con “Estat Catalá”. Había sido jefe superior de uno de los servicios de la Comisaría General de Orden Público en Barcelona, donde se caracterizó por el especial empeño en la represión, particularmente de los anarquistas, bien entendido que el orden público estaba en la época seriamente amenazado.

El segundo era Secretario de los somatenes y el 6 de octubre de 1934 había participado en los sucesos derivados de la proclamación, por Lluís Companys, del Estado Catalán dentro de la República Española. Herido por la policía, consiguió escapar a Francia, pero regresó a comienzos de 1936 con la esperanza de que, venciendo el Frente Popular, como así fue, no se le persiguiese.

Por lo tanto se trata de dos personajes que, sin perjuicio de su afiliación política, habían entendido esta de una forma muy propia de la época: la acción directa, la falta de respeto a la ley y la enorme polarización política, que no fue exclusiva de la II República española; recuérdese el llamado “trienio bolchevique” antes de la dictadura de Primo, el asesinato de cuatro presidentes del Gobierno (Prim, Cánovas, Canalejas y Dato) y el rosario de violencias que jalonaron el siglo XIX español.

Los asesinatos de los hermanos Badía se entienden en el contexto de una época en la que la negación del contrario era norma: fascismo contra democracia, nacionalismo periférico contra nacionalismo español, división en el seno de los partidos políticos, existencia de milicias paramilitares, debilidad de los gobiernos, sujetos a la opinión de las organizaciones que les apoyaban, inestabilidad política en suma. Todo ello en un contexto europeo en el que el auge de los regímenes fascistas era un hecho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario