lunes, 21 de agosto de 2017

El Quartel de la Marina y la Montaña



Sierra de l'Aitana y valle del Guadalest

Parece ser que la sierra d’Aitana, al norte de la actual provincia de Alicante, formó parte de lo que, hasta bien entrado el siglo XVII, se denominó como indica el título. La sierrra d’Aitana está formada por dos alineaciones montañosas de oeste a este, convergiendo en la Marina Baixa, cerca de Polop y La Nucia. Al suroeste se extiende el Sistema Bético, del que la sierra d’Aitana forma parte.

Giménez-Font y Marco Molina[1] han estudiado las diversas transformaciones que este paisaje de media montaña mediterránea ha sufrido tanto por causas naturales pero, sobre todo, por la acción del hombre. Entre otros se han dado procesos de expansión de la superficie agraria, ganadería, incendios forestales, aprovechamientos madereros y repoblaciones. La relación entre el medio y las sucesivas civilizaciones que han ocupado las riberas del Mediterráneo, ha facilitado –dicen los autores citados- los estudios arqueológicos así como la biodiversidad de esta región. Llegan a la conclusión de que los agentes de perturbación son sobre todo obra de los seres humanos.

Una de las modificaciones que la sierra d’Aitana ha sufrido es la deforestación a causa de la ampliación del espacio agrario hasta hace unas décadas, pero también por la incidencia de los incendios forestales. La máxima degradación, en términos ecológicos, se alcanzó hace unos 150 años, lo que forma parte de la “degradación acumulativa” del paisaje mediterráneo, en lo que ha tenido también un papel el crecimiento demográfico.

Los autores llegan a la conclusión de que a finales del siglo XIII ya se dieron estados elevados de degradación al extenderse los cultivos y por el incremento de la población, con cambios significativos en la extensión y composición de la vegetación, lo que ha sido estudiado por el naturalista y botánico Antonio José Cavanilles en la segunda mitad del siglo XVIII.

La máxima altura de la sierra está a 1.558 metros sobre el nivel del mar (Aitana), pero también son picos relativamente importantes Penyo Molero (1.306) y Peñón Divino (1.148). Por entre las dos alineaciones montañosas discurre un valle bien perceptible, siendo la pendiente hacia el sur (Peña de Sella) la más pronunciada. Se dan contrastes destacables con respecto a los espacios circundantes en pluviometría, innivación y diversidad de ecótopos (medios físicos donde se desarrollan comunidades biológicas), la cual está relacionada con una intensa y antigua humanización.

Las rocas que predominan son calcáreas, con fosas tectónicas formadas por materiales blandos (margas), lo que ha permitido el aprovechamiento agrícola en terrazas. Hay tres cuencas fluviales: la del río Frainos, la del Guadalest y la de Amadorio, desembocando los dos últimos en el Mediterráneo, muy próximo, pudiéndose ver aquí un ejemplo claro de litoral mediterráneo adosado a estructuras montañosas.

La región se ha visto afectada históricamente por el comercio y la intensa humanización, que se ha adaptado a un clima irregular. La conquista cristiana en el siglo XIII supuso una nueva organización del espacio diferente a la que mantuviera la población morisca, muy abundante en términos relativos. Con aquella conquista, a pesar de ser mayoría, los moriscos quedaron reducidos a la marginalidad, que se acentuó cuando se vio como un peligro la actividad corsaria de los berberiscos. La implantación de la jurisdicción señorial fue muy importante, con alguna excepción como es el caso de Penáguila. Los musulmanes fueron reprimidos durante tres siglos, lo que provocó no pocas sublevaciones, deportaciones y la expulsión de 1609. En la región se dio la repoblación cristiana y las correspondientes cartas puebla durante la baja Edad Media; con ello cambios en el paisaje derivados de la evolución de la población, el tipo de poblamiento, las diversas jurisdicciones en unas zonas y otras y las variaciones en la economía. De ahí el impacto sobre la vegetación, los incendios, la expansión de los cultivos, la ganadería, tanto trashumante como transtermitante (corto recorrido), los aprovechamientos y las repoblaciones forestales.

La marginación de la población morisca desde el siglo XVI dio origen a movimientos migratorios, configurándose desde entonces unos 25 núcleos de población, de los cuales Penáguila y El Castell de Guadalest mantenían población cristiana (aproximadamente un 25% del toral). A partir del siglo citado se extendieron las roturaciones y se mantuvo una agricultura intensiva de regadío concentrada en los contornos de los poblados, con una relativamente escasa expansión del secano, aunque los casos estudiados por los autores dan una mayor superficie dedicada a este último. Según el censo de 1510, las actuales comarcas que conforman La Marina mantenían el mayor número de cabezas de ganado del sur del Reino de Valencia, siendo el Quartel de la Marina y las Montañas el tercer territorio en todo el Reino en importancia ganadera. Con la expulsión de los moriscos se abandonaron campos que tardaron décadas en volver a ser cultivados.

El paisaje, desde un tiempo relativamente reciente, ha sufrido cambios importantes, sobre todo por el abandono de la actividad agrícola, lo que ha llevado a medidas legales de protección, tanto por parte de la Unión Europea como de administraciones españolas.



[1] “La dinámica del paisaje en la Serra d’Aitana (Alacant, España): síntesis de transformaciones históricas en una montaña mediterránea (1600-20110)”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario