sábado, 2 de septiembre de 2017

"Ecce Homo" de Grosz




Todos reconocen que George Grosz fue un artista comprometido políticamente, y no solo porque formase parte, desde 1918, del Partido Comunista alemán. A finales de 1914 comenzó su participación en la guerra mundial, pero por poco tiempo, pues fue declarado inútil para ese fin. Nacido en Berlín en 1893, falleció en 1959, y aunque se le suele incluir entre los expresionistas (lo fue sin duda) cultivó otros estilos vanguardistas, a lo que probablemente le animó la variedad de ellos durante su vida.

La “edad técnica” que representó el siglo XIX con sus rápidos cambios económicos, al menos en el mundo occidental, la gran guerra que vino a trastornar tantas conciencias, el auge de los regímenes totalitarios (fascistas y comunistas) hicieron que los artistas deambulasen de una forma expresiva a otra, sabiendo o no sabiendo a donde se dirigían, pero dando unos frutos verdaderamente extraordinarios.

En 1915 pintó, por ejemplo, “La calle”[1], en la que los edificios geométricos contrastan con las ondulaciones del terreno y a distorsión de los personajes. La luna al fondo, pero la calle iluminada, con un minúsculo perro casi suspendido en el aire y el color, que parece recordar su época de historietista.

Los personajes amontonados, a veces geométricos, de hombres regordetes o delgados, atildados o vestidos con descuido; en ocasiones el trono gris dominante, en otras un colorido subjetivo, que no obedece a convención alguna.

En su obra “Ecce Homo” muestra la decadencia de ciertos grupos sociales, con hombres deformes y ociosos, mujeres frívolas y maquilladas, disfrutando de una fiesta que no parece producirles alegría, sino tedio, soledad. En 1923 se publicó una serie de 84 litografías, una de las cuales es la que figura aquí.

Grosz fue amigo de Otto Dix, otro artista que cultivó muchos estilos, entre ellos el expresionismo. Vivió algunos años más que Grozs y como este, también tuvo un acentuado compromiso político, represaliado por los nazis. Grosz, cuando estudiaba en Dresde desde 1909, se acercó a los movimientos “Die Brücke” (El Puente) y luego “Der Blaue Reiter” (El Caballo Azul).


[1] Es un óleo sobre tela de 45 por 35 cm. que se encuentra en la Galería Estatal de Stuttgart.

No hay comentarios:

Publicar un comentario