viernes, 9 de septiembre de 2016

El lienzo de Quauhquecholan

Se trata de una parte del lienzo


Está pintado en una tela grande hecha de diferentes piezas de algodón cosidas entre sí. Mide 2,35 por 3,25 metros y en la actualidad se encuentra en el Museo de la Casa del Alfeñique de Puebla, México[1]. Es obra del siglo XVI y fue obra de los conquistadores indígenas que ayudaron a los españoles de Pedro de Alvarado a someter a otros indígenas en el área de Guatemala.

El Lienzo de Quauhquecholan es un mapa histórico donde se muestran algunos elementos prehispánicos, como por ejemplo los cerros en forma de campana y las convenciones para los caminos, los ríos y los manantiales. La presencia de españoles y caballos muestra que tuvo que ser realizado cuando ya aquellos habían pisado suelo americano: mientras que en las pictografías prehispánicas las direcciones de los caminos están indicadas por huellas de pies humanos, ahora se representan tanto por estas como por las de cascos de caballos. El lienzo no muestra ninguna iglesia, a no ser una capilla, lo cual sugiere una fecha bastante temprana de creación.

Según la autora citada hubo grupos mexicanos del área central que colaboraron con los españoles en la conquista de Guatemala, particularmente los quauhquecholtecas. En la segunda parte del siglo XVI estos conquistadores o sus descendientes crearon el lienzo del que aquí hablamos. Estos se representaron a sí mismos con piel más blanca que los indígenas conquistados, quizá para asemejarse a los conquistadores españoles dominantes. En cuanto a la razón de la composición del lienzo quizá fue reclamar la exención del tributo. Hay muchas reclamaciones similares hechas por grupos mexicanos y guatemaltecos que ayudaron a la conquista e insistieron en sus privilegios. La mayoría de estas reclamaciones son del período entre 1540 y 1570, existiendo una pintura mexicana con tema similar, el lienzo de Tlaxcala, el cual se cree hecho en dicha ciudad en torno a 1550. Presenta las conquistas de numerosos pueblos de Mesoamérica, en las cuales la elite tlaxcalteca afirmó haber ayudado a los españoles en calidad de aliados militares.

Los quauhquecholtecas se establecieron en Guatemala y crearon barrios mexicanos en Totonicapán[2], Sonsonate[3], San Salvador y San Miguel (El Salvador), Ciudad Real (Chiapas, México) y Antequera (Oaxaca, México). En Guatemala se sabe que Almolonga[4] y más tarde los barrios de Santo Domingo y San Francisco, en la ciudad de Santiago de Guatemala, fueron los principales centros de población mexicana en el siglo XVI y durante el resto del período colonial. Estos quauhquecholtecas sirvieron bajo el mando de Jorge de Alvarado, hermano de Pedro, quien fundó la ciudad de Santiago de Almolonga.

A partir de aquí hubo una inmigración desde México hasta Guatemala, pues los quauhquecholtecas hicieron venir a sus familias para poblar las nuevas tierras para ellos. La mayoría eran muy pobres y vivieron subordinados a los españoles. En situación similar se encontraron los tlaxcaltecas de Guatemala.

En el lienzo se usaron nombres náhualt para referirse a los pueblos y la escena más prominente del lienzo es el glifo o signo de Quauhquecholan y la llegada de los españoles. Por encima del glifo hay una corona, la cual indica que el pueblo estaba sometido al gobierno español, pero en la época prehispánica ya se conocía el águila de dos cabezas, lo que no hay que confundir con el águila bicéfala de los Austrias españoles. A su llegada en 1520, Cortés había dado ya una impresión por escrito de Quauhquecholan:

… está asentada en un llano, arrimada por una parte a unos muy altos y ásperos cerros, y por la otra todo el llano la cercan dos ríos… Y toda la ciudad está cercada de muy fuerte muro de cal… En toda la cerca tienen mucha cantidad de piedras grandes y pequeñas… Será esta ciudad de hasta cinco o seis mil vecinos, y tendrá de aldeas a ella sujetas otros tantos más. Tiene un gran sitio, porque dentro de ella hay muchas huertas y frutas y flores a su costumbre[5].

En el lienzo se puede ver al río Huitzilac fluyendo por entre los muros y debajo del glifo de Quauhquecholan se ve el encuentro entre los quauhquecholtecas y los españoles. En la década de 1530 esta comunidad fue otorgada en encomienda a Jorge de Alvarado, quien la conservó hasta su muerte y fue heredada por su hijo y más tarde por su nieto.

(Puede verse un mapa dinámico muy útil en http://webmaplienzo.ufm.edu/lienzo/)



[1] Florine Asselbergs, “La conquista de Guatemala: nuevas perspectivas…”.
[2] Al oeste de la actual Guatemala.
[3] Al oeste del actual El Salvador.
[4] Al oeste de la actual Guatemala.
[5] “Cartas de relación…”. Citada por la autora a quien sigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario