domingo, 21 de julio de 2019

Temer a los moros

Castillo de Rebollet (Valencia)

La última empresa de Jaime I de Aragón (1276) habría sido, según Jerónimo Zurita[i], “echar del reino de Valencia a los moros”, a lo que le había exhortado el papa Clemente IV, pero tal cosa estuvo lejos de ser realidad.

Durante el siglo XIII, la rivalidad castellano-aragonesa se manifestó a la hora de repartirse territorios[ii] y el área valenciana se limitó, en ocasiones, a la prestación del vasallaje de parte de los señores musulmanes locales. La ocupación del territorio valenciano se caracterizó por una serie de tratados y así se explica la permanencia en el país de un buen número de musulmanes, dándose una política de mantenerlos en el territorio, incluso después de las primeras revueltas. También se emprendió una tarea colonizadora con musulmanes llegados del exterior, iniciativa que partió de los señores de lugares con mudéjares.

La inmigración musulmana no sobrevive, en cambio, en el siglo siguiente, quizá como consecuencia del aumento de la población cristiana y los peligros que comportaba la población islámica. Se dieron entonces dos posturas que algunos autores discuten: la de quienes se mostraron favorables a la existencia de musulmanes en Valencia y la de quienes endurecieron su oposición a ellos, lo que se demuestra en las cartas-puebla a partir de mediados del siglo XIV. Puede que los cristianos viesen a los musulmanes como competidores y colaboradores con su trabajo del poder señorial[iii], y de ahí los asaltos a las morerías de Alcira, Liria, Castellnou, Onda y Oropesa en 1276, con ocasión de la revuelta de los caudillos mudéjares; también los asaltos a la morería valenciana en 1309 y 1399, coincidiendo con la cruzada contra Almería y una expedición aragonesa a Berbería, respectivamente. Otro ejemplo es el episodio de 1455, quedando la morería valenciana reducida a la postración.

El último cuarto del siglo XIII se caracteriza por la existencia de una amplia mayoría de población mudéjar sometida a explotación y a desestructuración, lo que provoca recelos y fugas subrepticias al reino de Granada. Los cristianos, por su parte, reaccionaron periódicamente contra ello, mientras que quizá existió una política nazarí en lo tocante a la suerte de los mudéjares de Valencia[iv]. Entretanto se dio el gran alzamiento mudéjar de 1276-1277, que dejaría una fuerte impronta en las comunidades cristianas, en el que tomó parte, como en 1247-1258, Al Azraq, un caudillo que vivió al sur del reino de Valencia, aunque en 1276 se encontraba exiliado en Granada. La tregua fue pactada, pero en 1278 se levantó la población de Montesa (al suroeste de Xátiva) confiando en recibir apoyos de fuera, lo que llevó al rey Pedro III a permanecer en Valencia durante 1279 para evitarlo.

En la década siguiente menguó la alarma al estar los mudéjares privados de sus líderes aristocráticos, mientras que en Granada se intensifica la presencia meriní. A principios del siglo XIV, cuando Murcia está en manos aragonesas, Bernardo de Sarriá[v] escribe a Jaime II alarmado por los éxitos granadinos en Jaén y Alcaudete[vi], y estas no serán las únicas victorias nazaríes que susciten recelos entre los cristianos: la derrota y muerte de los infantes Pedro y Juan en la batalla de la Vega[vii] (1319) causó conmoción en Andalucía y desató una ola de histeria en Valencia. De nuevo se firmaron treguas con Granada, pero en 1323 de nuevo las autoridades de Valencia temen lo peor de granadinos y meriníes.

Poco a poco se fue gestando la idea de que norteafricanos y granadinos pretendían llevar a cabo una contracruzada debido a la presencia de zenetes[viii] en territorio granadino. La operación combinada iría acompañada de un alzamiento de los mudéjares de Cocentaina[ix], Oliva, Rebollet[x] y huerta de Alicante. Se extendió el rumor (que se ha atribuido al rey castellano Alfonso XI con el objeto de recibir ayuda del rey Pedro IV de Aragón contra los magrebíes) de que el sultán granadino estaba dispuesto a recuperar Valencia. El rey aragonés solicitó ayuda económica al papa Benedicto XIII (1339), la que no consiguió. El texto de la petición presenta a los meriníes como herederos de la legitimidad almohade, deseosos de recobrar los territorios “de los cuales España es fundada”. El papa creyó que el rey aragonés quería el dinero para otras empresas, como dominar Cerdeña. Mientras tanto, seguían las correrías periódicas de los granadinos por el sur del reino valenciano.

Después de firmare la paz de Torrellas[xi] (1304), por la que Murcia vuelve al dominio castellano, el rey aragonés escribe a Fernando IV para informarle de una reciente algara nazarí en territorio valenciano, y poco más tarde, los zenetes, a sueldo de Granada atraviesan los campos de Murcia y saquean el término de Orihuela. En 1331 el visir Ridwan corre estos campos y los de Elche para acabar saqueando Guardamar (sur de la actual provincia de Alicante), donde se apodera de veinte mil cahices de trigo. Al año siguiente Elche sufre un cerco granadino gracias a la ayuda que los mudéjares del reino valenciano prestaban, a cambio de lo cual se les permitía incluirse en la tropa hacia Granada, pero otras muchas incursiones modestas incluso resultaban ignoradas por los musulmanes valencianos, todo ello gracias a la facilidad con la que se podía atravesar el territorio murciano (Orihuela-Sangonera-Rio de Sangonera-Totana-cercanías de Lorca-frontera granadina). A fines del siglo XIV concluyó una larga etapa de paz relativa en la frontera terrestre con la muerte de Muhammad V, que había reinado en dos períodos: 1354-1359 y 1362-1391).

La judería valenciana fue asaltada en 1391, lo que se inscribe en los asaltos que ese año se dieron en otras ciudades y villas de la Península. Las autoridades, por su parte, aprovecharon la próxima partida hacia Almería de una embarcación cargada de paños, para pedir a los tripulantes que actúen como espías. Debe tenerse en cuenta que del nuevo sultán, Yusuf II, la burguesía valenciana no se fía, además de que el asalto a la judería había provocado una gran intranquilidad entre los mudéjares, justificada porque pocos días más tarde hubo una intentona sobre la aljama de la capital.

El furor antisemita es la principal causa de la movilización en masa de los cristianos valencianos, sobre todo cuando llegan noticias de Elche y Orihuela, víctimas de unas y otras incursiones granadinas; por eso el rey Juan I de Castilla pide al concejo de Lorca que se le dé aviso de cualquier circunstancia en dicho sentido. Martín I de Aragón, por su parte, también toma medidas fortaleciendo las plazas meridionales, sobre todo cuando recibe noticia de la matanza llevada a cabo por los granadinos sobre las huestes del maestre de Alcántara, Martín Yáñez de la Barbuda, que había participado en una incursión sobre Granada en 1394.

Pero durante el siglo XV continuarán los enfrentamientos: Alonso Yáñez Fajardo inició la guerra con Granada y en 1452 los castellanos vencieron a los granadinos en Los Alporchones, cerca de Lorca…


[i] Vivió en el siglo XVI y fue Cronista Mayor del reino de Aragón.
[ii] “Los mudéjares valencianos y el reino nazarí de Granada…”. En este trabajo se basa el presente resumen.
[iii] Otro tanto ocurre en el reino de Granada cuando es conquistado en 1492. Para el cristiano común su consideración como tal era el único argumento que podía separarle del mudéjar y justificar una pretendida superioridad.
[iv] García Cárcel, para un período posterior, ha señalado la interacción de los cristianos nuevos de Granada y Valencia durante los años previos a la revuelta morisca granadina de 1569. Dicho autor habla de “un inteligente montaje del mito Granada, asociado a unas connotaciones de terror febril al maligno contacto, de horror a la cultura morisca”. En la configuración de este mito jugó un papel el rey Carlos para evitar que moriscos granadinos se trasladasen al reino de Valencia, al tiempo que hubo disposiciones que vedaban el abandono de residencia de los moriscos valencianos. Pero tales medidas no fueron nuevas.
[v] Noble y almirante de la Corona de Aragón.
[vi] Al suroeste de la actual provincia de Jaén.
[vii] En Pinos Puente, al oeste de la actual provincia de Granada. El infante Pedro era hijo de Alfonso X y Juan, de Sancho IV.
[viii] Grupo de pueblos bereberes que llegaron a formar una importante confederación, siendo otras las de los masmuda y de los sanhaya.
[ix] Al norte de la actual provincia de Alicante.
[x] En el extremo sureste de la actual provincia de Valencia.
[xi] Oeste de la actual provincia de Zaragoza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario