domingo, 15 de abril de 2012

De Andrea Pisano a Lorenzo Ghiberti (1)

Un siglo separa a estos dos artistas, pero ambos trabajaron en las puertas del baptisterio de la catedral de Florencia. Pisano vivió durante la primera mitad del siglo XIV, y en su obra fue capaz de apuntar la transición entre el gusto gótico y el renacentista. Los relieves en bronce de la puerta sur del citado baptisterio ("primeras puertas") se deben e él, representando alegorías de las virtudes y escenas de la vida de Juan el Bautista.

Lorenzo Ghiberti, florentino, vivió entre el siglo XIV y el XV, pero lo más importante de su obra lo hizo en éste último. Es sabido que en 1401 participó en un concurso para decorar la puerta norte del baptisterio de la catedral de Florencia ("segundas puertas"), participando también otros artistas, entre ellos Brunelleschi, pero fue seleccionado Ghiberti. En 1425 se le encargaron los trabajos de las "terceras puertas" del baptisterio (puertas del Paraíso, serían llamadas por Miguel Ángel). 

El baptisterio es un edificio muy antiguo que sufrió modificaciones a lo largo de los siglos: el edificio octogonal es obra del siglo XI.

Relieves de Andrea Pisano
Los relieves de Pisano en esta puerta están adaptados al marco, viéndose las escenas, en ocasiones, constreñidas por él, algo muy propio del arte medieval, en el que pintura y escutura estaban en función de la arquitectura la mayor parte de las veces. En algunos casos hay una falta de proporción (por ejemplo en el bautismo de Cristo) y Pisano recurre a convencionalismos medievales, como el agua que cubre la parte inferior del cuerpo de Cristo: no está horizontal, por lo tanto no hay perspectiva. Tampoco la hay en el lecho donde se recuesta la madre de Juan, que se vuelve artificiosamente hacia el espectador. Ante la dificultad para representar la perspectiva, que será un logro del siglo XV, recurre a poner los personajes del segundo plano arriba y los del primer plano abajo, pero con igual volumen. En ocasiones la escena está acompañada de una arquitectura gótica, pero en otras ya introduce arcos de medio punto y entablamentos clásicos. Los ropajes son más bien clásicos, pero esto ya lo vemos en algunas esculturas góticas durante la baja edad media. En ocasiones el nimbo de santidad lo coloca lateralmente y no sobre la cabeza (otro convencionalismo medieval) y el paisaje es todavía muy pobre, con alguna roca o algún árbol aislado. 

A la derecha Cristo, reducido su tamaño, en el agua que cubre sus piernas

Entierro del Bautista


El nacimiento de Juan el Bautista


No hay comentarios:

Publicar un comentario