viernes, 3 de mayo de 2019

El Japón Tokugawa


Se suele leer que es a partir de la era Meihi cuando Japón despierta al mundo, pero ya en los siglos XVII y XVIII experimentó un crecimiento económico extraordinario, en parte debido a la consolidación política. El clan Tokugawa ejerció el poder entre principios del siglo XVII y la segunda mitad del XIX, descendiente al parecer de un emperador de la segunda mitad del siglo IX. En la época de los Tokugawa la corte imperial fue reducida a una importancia simbólica, permaneciendo en la antigua capital, Kioto.

La clave de la estabilidad política fue la supremacía de los Tokugawa sobre los clanes que se repartían Japón, así como sobre los daimyo, o nobles, que los gobernaban. Por su parte, al estamento guerrero hereditario de los samuráis se le reunía en ciudades con castillo como Himeji (al sur) o Nagoya (algo más al este), o asistían a Edo como séquito de los daimyo. Poco a poco fueron transformados en una clase funcionarial nobiliaria, dependiente de sus recursos de clan y cada vez más atraídos por los ideales caballerescos que postulaba el confucianismo, cuya concepción del orden social fue un útil baluarte para su nueva posición[i].

La paz interna estuvo acompañada por un rápido crecimiento de la población, que pasó de 12 millones en 1600 a unos 31 millones en 1721, cifra que era una vez y media la de Francia, el gigante demográfico de Europa occidental. El grado de urbanización era considerable, y Edo (con un millón de habitantes), Kioto (350.000) y Osaka (360.000) eran grandes ciudades consideradas de acuerdo con criterios globales. En 1700 Edo doblaba a Londres en tamaño.

El área cultivada se duplicó entre 1600 y 1720 y había una base sólida de producción artesanal en los textiles, la metalurgia, la cerámica y la edición de libros. La especialización económica regional iba en aumento, favoreciendo así el comercio interior, gestionad por grandes empresarios con centro en Osaka, la “cocina de Japón”, con su gran mercado de arroz, hinterland fértil y proximidad a Kioto, que seguía siendo la capital cultural y centro de manufacturas, sobre todo de seda.

A diferencia de Europa occidental, el Japón de comienzos de la Edad Moderna era aún un “mundo de madera”, quizá porque se trataba de una zona propensa a los terremotos, y así se podían reconstruir de forma rápida y barata los edificios. Sus ciudades eran vastas aglomeraciones de edificios de poca altura, pero a los europeos que visitaban el país no les cabía duda de que la japonesa era una civilización rica y avanzada con la que estaban ávidos por comerciar.

Japón había desempeñado un papel dinámico en la expansión del comercio de Asia oriental y sudoriental entre mediados del siglo XVI y mediados del XVII, lo que coincidió con la llegada de europeos a la zona. Los comerciantes y bucaneros japoneses explotaron las nuevas oportunidades comerciales que ofrecía el intercambio triangular entre Japón, China y el Sudeste asiático, mientras que el gran boom de la plata en Japón ayudó a alimentar la expansión comercial y pagar las importaciones del extranjero. Según algunas estimaciones, en 1600 Japón producía un tercio de la plata mundial, siendo esta una de las razones por las que los europeos tenían tanto interés en comercial allí. Los puertos del sudoeste de Japón, sobre todo Nagasaki, crecían con rapidez, y en ellos surgían barrios en los que se asentaban artesanos y negociantes chinos, unos doscientos solo en la ciudad citada en 1618.

Sin embargo, la actitud del gobierno Tokugawa (en Edo) hacia este comercio exterior en expansión fue ambivalente. El régimen era reciente, y su control sobre los dominios lejanos podía quedar en entredicho como consecuencia de contactos no regulados con el exterior. El catolicismo fue identificado con la rebelión y la subversión, y fue enérgicamente perseguido. En las décadas de 1630 y 1640 el comercio chino y holandés (este, el único europeo autorizado) fue restringido a Nagasaki y a la isla artificiar de Deshima, construida en su bahía. Las prolongadas convulsiones de China y el cierre de sus puertos al comercio legítimo a partir de 1661 contribuyeron a ahogar el comercio exterior de Asia oriental, pero cuando resurgió a partir de 1685, el gobierno japonés vio con alarma la salida de plata japonesa del país y en 1688 prohibió su exportación. El sistema de control en Nagasaki fue reforzado después de 1698 para vigilar aún más de cerca los movimientos del comercio y la información.

El “aislamiento” japonés fue motivado en parte por los temores “lingotistas” para los gobiernos europeos, y en parte por la inquietud acerca de las relaciones con China, la superpotencia de la zona, cuyo “sistema-mundo” asiático oriental suponía la negación de la independencia de Japón. El aislacionismo era la solución por defecto al problema de las relaciones sino-japonesas, y cabe la posibilidad de que fuera calculado para disuadir a los emperadores Ching de una invasión (existían precedentes cuatro siglos antes). Pero el aislamiento no fue completo y las ideas y la cultura chinas ejercía atracción en el régimen Tokugawa, que las promovió deliberadamente, ya que China era el gran modelo de un estado imperial asentado y estable. La literatura y el arte chinos marcaban la pauta y los círculos cultos, y el dominio del idioma y del estilo pictórico chinos se tenían en muy alta estima.

Se hicieron grandes esfuerzos por adaptar las enseñanzas de Confucio a las condiciones japonesas, y Nagasaki no fue tanto una puerta cerrada como una entrada estrecha y un puesto de escucha donde el gobierno japonés obtenía información de los barcos que llegaban: a los capitales se les exigía que redactasen informes de noticias que se enviaban a Edo. El “conocimiento holandés” iba filtrándose poco a poco hasta los samuráis, los docentes y los sabios.

El régimen de aislamiento político, pues, no significó el estancamiento económico, y el desarrollo en esta materia de Japón, después de 1600, fue impulsado por el sistema político, que creó una nueva y gran economía urbana al establecerse los daimyo y los samuráis en ciudades con castillo, siendo Edo el caso más notable. Así llegaron a esta ciudad cientos de daimyo con sus familias numerosas y huestes de samuráis. En 1700 la mitad del millón de habitantes de Edo pertenecían al séquito de los samuráis que vivían en los grandes complejos de clan; fueron una gran comunidad de consumo de elite, pero este consumo no dependió (como ocurrió en Europa) del comercio exterior. Los japoneses aplicaron una política de autosuficiencia mercantilista con gran éxito. A diferencia de Inglaterra, por ejemplo, Japón tenía su propia provisión de plata.

También el pescado cobró una importancia mucho mayor desde el siglo XVII y la demanda interior de artículos de lujo y alimentos nuevos se nutrió de la cerámica coreana, que hacía tiempo gozaba de prestigio. Desde finales del siglo XVI se trajo a Japón artesanos coreanos y se creó una industria propia. La variedad climática en Japón permitió acomodar cultivos comerciales como el algodón, la seda, el tabaco y el azúcar. La seda y el algodón se manufacturaban en Kioto y Osaka, y en la producción de azúcar se llegó al autoabastecimiento.

La visión de que Europa, desde finales del siglo XVIII, pero sobre todo durante el siglo XIX, iba por delante del resto del mundo, debe relativizarse por lo tanto.


[i] John Darwin, “El sueño del imperio”, obra en la que se basa el presente resumen.

No hay comentarios:

Publicar un comentario