domingo, 19 de agosto de 2012

Destrucción de Siria

Teatro romano de Bosra, al sur de Siria
El rico patrimonio monumental de Siria está siendo amenazado, si no ya destruído, como consecuencia de la guerra civil que se libra en el país. Algunas casas construídas durante el imperio romano han sido afectadas ya por los bombardeos en Bosra, que además cuenta con edificios de época bizantina e islámica. También se están viendo afectados yacimientos arqueológicos y las zonas históricas de algunas ciudades, sobre todo en el oeste del país. Como ocurrió en Irak, algunos museos han sido objeto de saqueo, aunque limitado.

Según Rodrigo Martín Galán, arqueólogo experto en el Próximo Oriente, el Crac de los Caballeros, castillo que fue sede de la Orden de San Juan de Jerusalén, ciudades antiguas como Apamea, Palmira y algunos tels han sufrido las consecuencias de la guerra en mayor o menor grado. Los bombardeos causan estragos, pero también el cavado de trincheras, así como los expoliadores de restos arqueológicos, que aprovechan la riqueza de la zona para luego actuar en el mercado negro.

Otro tanto ocurre con la ciudadela de época helenística Qalat-al-Mudiq, en el oeste del país, aunque la mayor parte de las edificaciones actuales datan del siglo XII. También han sufrido algunos zocos y barrios de ciudades tipicamente sirias, particularmente Homs. Damasco, al ser la capital política, está siendo especialmente afectada, ya que tanto las fuerzas insurgentes como las de la dictadura siria, no reparan en destrucciones con tal de mantener su control.

Castillo de la Orden de San Juan

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario