viernes, 14 de septiembre de 2012

El alumno de Michelozzo

Ángeles tocando la viola
La Florencia de 1418, cuando nace Agostino di Duccio, era una ciudad próspera pero también había miseria, los señores habían empezado a saborear el poder del dinero, la edad media tocaba a su fin y empezaba un tiempo nuevo que, no obstante, conservó muchos resabios de lo viejo. Agostino trabajó con Donatello y con Michelozzo, ambos mayores que él, dejándose influir por sus conocimientos y sus técnicas. El segundo es más conocido como arquitecto, pero también fue escultor y Agostino tomó buena nota de sus enseñanzas.

La ciudad de Prato, cerca de Florencia, había construído una catedral de factura claramente italiana, a medio camino entre el gusto románico y el gótico, pero una singularidad es el púlpito que estaban construyendo Donatello y Michelozzo, en una de las esquinas de la fachada. Allí vio Agostino los primeros relieves en schiacciato, donde los personajes esculpidos tienen menos volumen que los representados en primer plano. Un ejemplo de ello son sus "Ángeles tocando la viola", obra realizada entre 1457 y 1461 en mármol en el oratorio de San Bernardino, Perugia, en la vecina región de Umbría. 

Agostino estuvo también en Módena e hizo el altar de San Geminiano en su catedral. Después se va a Venecia cuando esta ciudad ya estaba en pleno esplendor económico, pero todavia no había llegado a atraer a los más importantes artistas italianos y de oriente. También trabajó en la decoración del templo de Malatesta en Rímini, en la costa adriática pero cerca de la Toscana. 

Puede que cuando Agostino trabajó en Prato ya estuviesen pintados los frescos de Filippo Lippi; en todo caso para el oratorio de San Bernardino, en Perugia, también esculpió unos "Ángeles tocando el laúd y la pandereta" (ver abajo: mármol, entre 1457 y 1461). 

También esculpió en bulto redondo, como "El ángel Gabriel", y otros relieves suyos son "Santa Brígida al entrar en religión", la "Madonna del Carmine", una "Alegoría de la obediencia", "Ángeles músicos", una alegoría de "La Luna", otra de "Saturno" y otra de la "Filosofía". Por último un "Milagro de San Bernardino de Siena". 

(Ver  http://www.wga.hu/index1.html)


No hay comentarios:

Publicar un comentario