martes, 13 de diciembre de 2011

Pinturas de muertos


En el siglo I de nuestra era Egipto era ya una provincia romana, de forma que algunas ciudades del Nilo y de la costa mantenían relaciones comerciales intensas con Italia y con Grecia. Junto con el comercio, que tuvo en Alejandría un centro y otro en El Fayum, se desarrolló también un arte plástico muy característico donde los modelos suelen ser egipcios, pero los artistas romanos. Se trata de pinturas hechas a partir de la representación de los rostros sobre la máscara decorada que encerraba el cadáver.


La particularidad de estas pinturas es que no solo representan a personajes notables, antes bien, la mayoría son de clase media (si podemos utilizar esta expresión) o incluso personas anónimas que no han tenido notoriedad alguna. Los soportes son tela o madera, en muchos casos sin profundidad, de acuerdo con la tradición egipcia, pero las pinturas de más calidad, por influencia romana, presentan el volumen y el modelado de los rostros, con las mejillas y la nariz aparentando relieve, así como la oquedad de los ojos y los brillos de la luz.
Otras características son la sobriedad, pero también a veces la riqueza de detalles, como joyas, peinados y rostros más o menos refinados. Uno de los ejemplos más notables es el sudario de Alina, encontrado en El Fayum, hecho para la momia de esta mujer que debió de morir a la edad de 35 años (arriba).

No hay comentarios:

Publicar un comentario