sábado, 31 de diciembre de 2011

Turoqua


Antonio de la Peña ha defendido muy argumentadamente la existencia de una mansio en la parte meridional del río Lérez, junto al puente del Burgo, en la ciudad de Pontevedra, que formaba parte de la vía XIX del Itinerario de Antonino. Esta mansio o mansión, era una edificación romana para repostar en los desplazamientos del ejército, aunque también diese servicio a otros viajeros (funcionarios, comerciantes, etc.). Al frente de cada mansio había un mansionarius o persona encargada de mantener la instalación. Esta mansión sería el origen de lo que siglos más tarde se configuraría como un pequeño núcleo de población (probablemente tras la destrucción de dicha mansión) y luego una villa con fuero a partir del siglo XII: Pontevedra.

La mansión Turoqua o "torre del agua" (quizá el topónimo sea indoeuropeo o latino) se había instalado una vez que Gallaecia cayese en manos de la administración romana, no antes del siglo I antes de Cristo y muy probablemente a partir de la época augustea, cuando la organización del Imperio romano y de sus colonias alcanza un mayor desarrollo, con calzadas que unen unas ciudades a otras. La vía XIX del Itinerario de Antonino unía Bracara con Lucus y Astúrica. Como los pueblos del norte no fueron sometidos a la autoridad romana hasta finales del siglo I antes de Cristo (con algunos grupos todavía independientes en los vales de las montañas septentrionales) no cabe pensar en una Turoqua anterior a esta época. 

Antonio de la Peña señala que la mansión sería una construcción "ex novo", sin poblamiento anterior, que daría alojamiento, descanso y provisión a los transeúntes. Poco después, no obstante, se decidió edificar un puente, lo que -dice de la Peña- tendría que ver con el valor estratégico que se le dió a este punto. No hay que imaginar un solo edificio, sino una serie de ellos, más o menos conexos pero de poca importancia arquitectónica. El miliario encontrado en el lugar abunda en la existencia de la mansio, que se establecería siguiendo la necesidad de ella a cierta distancia de las más próximas.



(Miliario de época de Adriano, primera mitad s. II d. C.)

3 comentarios:

  1. Mucho me temo, y sin ánimo alguno de crear ningún tipo de polémica, que Antonio -excelente arqueólogo y un gran experto en rupestre- no estuvo muy acertado en esto del Itinerario. Turoqua, con el Itinerario de Antonino encima de la mesa, nunca podrá corresponderse, en mi opinión, con la actual Pontevedra.

    Un cordial saludo.

    R. Villanueva.

    ResponderEliminar
  2. Sé que la mansio podría estar en Ponte Caldelas, pero no siendo yo arqueólogo, y aportando los datos Antonio de la Peña, la propuesta es sugerente y verosímil. Me remito a las referencias que hace en la obra "Historia de Pontevedra", edit. Vía Láctea, 1996. En todo caso, bien venidas sean otras aportaciones. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias. Conozco la bibliografía de Antonio - y creo que de todos los que han escrito sobre esta ya mítica vía 20- respecto a Turoqua y en su momento -año 1990, "Castrelos IV- fue interesante y dió pie a mis planteamientos.

    Los próximos días te haré llegar lo que pienso al respecto.

    Un cordial saludo.

    Raúl Villanueva.

    ResponderEliminar