domingo, 30 de diciembre de 2018

Monje, obispo e historiador

Paisaje de Tierra de la Reina (León)

Varias son las biografías que sobre Prudencio de Sandoval se han hecho desde el siglo XVII. Nuestro personaje vivió entre mediados del XVI y 1620, habiendo nacido en Valladolid o Tordesillas y fallecido en Pamplona, donde era obispo. Gil González Dávila, a quien cita Ávila y la Cueva, publicó su “Teatro eclesiástico” a mediados del siglo XVII; el benedictino Gregorio de Argaiz también se refirió a Sandoval en “La Soledad laureada”; Nicolás Antonio en la “Biblioteca hispana nova”; Flórez en su “España Sagrada”; fray Benito Montejo a finales del siglo XVIII en el prólogo a la “Historia de los reyes” de Sandoval, y en el siglo XX Vicente Castañeda.

Algunos se entretienen en si su filiación es legítima e ilegítima, pero ningún valor tiene esto para nosotros al lado de la importante obra histórica de fray Prudencio de Sandoval, lo cual tuvieron en cuenta los responsables de la “Biblioteca de autores españoles”, que publicaron la enorme obra de Sandoval “Historia del emperador Carlos V”. El mismo Sandoval dice de sí mismo que era natural de Valladolid, que su padre fue señor de Villamartín[i], población hoy al este de la provincia de León y que tomó el hábito de San Benito en Nájera (1569). Canal Sánchez-Pagin dice que por la monición que se hacía a todo novicio, Sandoval diría la verdad, porque de lo contrario la profesión sería inválida. Sigue diciendo el monje historiador que no conoció a sus padres y que unos familiares suyos le mandaron a Alcalá para seguir estudios; que tomó el hábito de San Andrés de Espinareda, pero “dexelo, como rapaz liviano”. Volvió a los estudios, ahora en Salamanca; más tarde el rey le nombró obispo de Tui y de ahí fue promovido a Pamplona.

En cierta ocasión se queja el monje de que no fue favorecido por sus hermanos, pero varios historiadores consideran que no se trata de los carnales, sino de los de profesión, pues no favorecieron sus estudios, que era lo suyo.

El padre de Sandoval, Hernando de Tovar, fue también señor de Tierra de la Reina[ii], cerca de Riaño, hoy al nordeste de la provincia de León.

En cuanto a su obra histórica, sin que podamos considerarla moderna, pues no se somete a la crítica de los documentos de todo tipo que hoy se exige, es fuente muy importante para las épocas y reinados del rey Alfonso VII de León, así como de otros reyes castellano-leoneses, del reinado de Carlos I y sobre historia eclesiástica, particularmente las diócesis de Tui y Pamplona. Ávila y la Cueva informa de que durante el pontificado tudense de Sandoval se construyó la reja del coro de la catedral (1609) y se publicó la obra de la que es autor el obispo “Antigüedades de la ciudad y Iglesia de Tuy, y de los obispos…”. En 1611 se hizo la cárcel del cabildo en la capilla de San Martín (en Tui).


[i] Villamartín de Don Sancho.
[ii] Linda con la Liébana. Sobre el arte en la Tierra de la Reina es autor de un libro Waldo Merino Rubio, “Arquitectura hispano flamenca en León”, 1974. Citado por Canal Sánchez-Pagin, en cuya obra se basa este artículo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario